Antonio García «El Genial» y David Delgado «Niño de la fragua»

          Después del paréntesis de la Semana Santa, la Peña El Taranto continuó con los recitales de su programación. El viernes 26 de abril actuaron los almerienses Antonio “El Genial” al cante y David “El Niño de la Fragua” al toque.

         Estos dos artistas son muy queridos en la Peña, los conocemos desde que eran niños y conocemos bien su evolución año a año. Han demostrado  que van por el buen camino del arte flamenco y que, de seguir con este progreso, conseguirán abrirse paso en el mundo del flamenco profesional.

El Genial empezó su actuación por alegrías, recordando los ecos camaroneros pero siempre dándole al cante su toque personal. A continuación el cante de la tierra, el taranto, Antonio toma como referencia la versión de Juan Gómez que,  con su voz y sus matices, dan como resultado un cante con gran belleza. Por soleá nos sorprendió al cantar los estilos trianeros que Antonio Mairena llamó Soleá de Charamusco, el primer cuerpo corresponde a la soleá grande de Silverio: “subí a una alta montaña” y el resto al estilo de Charamusco que, anteriormente habían grabado Pepe Marchena y Enrique Morente. Gran interpretación de El Genial con el dominio de los tonos altos y bajos.

          Por siguiriyas, hizo tres estilos de difícil ejecución llenos de emoción y jondura, cantes de Los Puertos, de Tomás El Nitri y, como remate, una cabal de Silverio. A estas alturas del recital, el público ya estaba entregado con los dos artistas. Los tientos los inició con una letra en homenaje a Manolo Caracol y, como originalidad, cantó el fandango caracolero “Malvaloca” en este compás; por tangos se acordó de grandes maestros de estos estilos como Pastora, El Chaqueta, Camarón, Juan Villar y Enrique Morente.  Por bulerías demostró el dominio del compás y el acoplamiento perfecto con la guitarra de David, cantes de La Perla y de Camarón nos sonaron a gloria en la voz y el toque de estos dos artistas.  Debido a los aplausos insistentes del público, El Genial se vió obligado a rematar su actuación con unas fandangos al estilo del Niño de la Calzá.

Mención especial merece la actuación de David Delgado, gran guitarrista que mantiene una compenetración con El Genial de forma que cada cante es una obra completa donde se mezclan voz, guitarra y silencios en un todo uniforme. En definitiva una gran noche de cante y toque.