Bernardo Miranda y Calderito

La noche del viernes 10 de noviembre nos visitaron Bernardo Miranda y Luis Ruiz “Calderito”. Era la primera actuación del joven cantaor cordobés en nuestra peña, no así del guitarrista que es uno de los habituales de la Peña desde hace mucho tiempo.
Bernardo a pesar de su juventud posee numerosos premios en diversos certámenes por lo que había expectación por escucharlo. Su actuación no defraudó y además demostró ser un estudioso de los cantes flamencos.
Inició su actuación cantado tientos que como es tradicional remató por tangos donde Calderito se lució en las falsetas. Hizo los estilos de Chacón y de Pastora con marcada influencia de Enrique Morente y de Camarón, particularmente en los tangos. Continuó con malagueñas de corte morentiano aunque también hizo los cantes de la Trini, para rematar con la rondeña recreada por Morente que popularizara Carmen Linares.
Por soleá se limito a reproducir diversos estilos trianeros de la soleá apolá. Luego hizo tarantas, que anunció como cantes de levantes denominación que de forma errónea se utiliza con frecuencia entre los profesionales, cuando en realidad el nombre genérico de estos estilos es el de tarantas. Dentro de este cante hizo el taranto de Fosforito, la murciana del Cojo de Málaga y la Cartagenera de Chacón, en cuya ejecución se lució demostrando conocimiento y flamencura. Siguió su recital por alegrías que también cantó muy bien sobre todo el remate camaroniano “que estás tan descoloría” que ejecuto con valentía y compás.
Hizo a continuación una serie de siriguiriyas de los Puertos y Jerez que cantó con brillantez y sentimiento, donde volvieron a notarse las referencias de los maestros Camarón, Lebrijano y Fosforito. Remató por fiestas donde no faltó el cuplé por bulerías, que está empezando a ser casi una norma para terminar los recitales.
Fue una buena noche de flamenco donde Bernardo fue cantando cada vez mejor a medida que avanzaba el recital, acabando de forma brillante especialmente por siguiriyas. Por su parte Calderito volvió una vez más a demostrarnos su maestría tanto en los solos de sus falsetas como y sobre todo, en su papel de acompañante, donde en todo momento se ajustó a las exigencias del cantaor.