Cristo Heredia y Niño de la Fragua

Cristo Heredia y Niño de la Fragua

El último recital del año 2017 corrió a cargo de los artistas almerienses Cristo Heredia y David Delgado (Niño de la Fragua) que pertenecen a la joven generación de artistas locales. El recital sirvió de presentación para el primer disco del cantaor en el que también interviene David junto con otros guitarristas almerienses: José del Tomate y David Caro.
Inició la actuación con las alegrías que abren el disco con letra de su padre muy gaditana, con un tratamiento musical muy moderno y personal pero sin perder la flamencura y donde intercaló una cantiña del Pinini. En los cantes de Almería, donde David realizó una brillante introducción,cantó el taranto de Fosforito “de la puerta de Purchena” y remató con una taranta. que nos recordó a Pansequito. La caña la hizo completa al modo tradicional, incorporando el macho que dedicó a Rafael Romero “El Gallina” y remató con la soleá apolá, cabe destacar el vivo ritmo que imprimió a su interpretación. Las siguiriyas, que dedicó a su abuelo Juan “El Pirri”, hizo los estilos clásicos de Jerez de Manuel Torre, Tio José de Paula y el cambio de Paco de la Luz que ejecutó con la pasión que corresponde a este cante y a la dedicatoria que hizo.En su siguiente cante, fue alternando la bulería por soleá con estilos de soleá a un ritmo algo más rápido, es decir soleá por bulerías. Finalizó su actuación de forma brillante con los dos estilos que a nuestro juicio mejor domina: tangos y buerías. Los tangos acompasados, lentos, con aires camaronianos y recuerdos a Patora. Por bulerías comenzó rindiendo homenaje a Antonio el Chaqueta, para continuar con cantes de Pastora, Camarón, La Perla y Juanito Villar. En su recorrido demostró un profundo conocimiento de los cantes por fiestas que ejecutó con un gran sentido rítmico y donde estuvo magníficamente acompañado por la guitarra del Niño de la Fragua y de los palmeros que le acompañaban: su hermano Juan Andrés y Tony Santiago. Como era obligado por las fechas nevideñas nos regaló los clasicos villancicos jerezanos del niño Gloria.

A los que conocíamos la grabación nos sorprendió la frescura y emotividad de la interpretación que realizó, que como es normal en los buenos artistas, siempre comunican más en directo. Tanto Cristo como Davis nos demostraron su evolución como artustas tanto el conocimiento de los estilo, su interpretación y su dominio del escenario. Es de agradecer la entrega de ambos donde su actuación no se limitó a realizar unas músicas de forma correcta pero mecánica, sino que pusieron de manifiesto una entrega que se plasmo en un esfuerzo creativo qie el púbico supo captar, elevando el nivel de la actuación.

En resumen, una gran noche de flamenco de dos artistas locales que estamos viendo evolucionar tanto individual como conjuntamente y que junto a otros jovenes artistas, nos abre la esperanza de un buen futuro para el flamenco en Almería.