José Mercé y Tomatito

El lunes 21 de mayo, celebramos la tercera sesión de nuestra Semana Grande, con el recital más esperado del año: la actuación de José Mercé y Tomatito que, un año más, tenemos la gran suerte de poder disfrutarlos.

Cada vez que vienen a la Peña levantan una gran expectación entre los socios, tanto por la calidad indudable de los dos artistas, como por la entrega que muestran siempre que nos visitan, fruto de la gran vinculación de ambos con la Peña El Taranto.

Comenzaron con el cante de la tierra, el taranto. En esta ocasión estrenó una copla llena de sabor almeriense: “ Y no para de llover / está lloviendo en Almería / dale aire a la rasera / pa que las migas estén buenas / el brazo te ha de doler”. Rematada con un fandango minero.

Por soleá, como en Mercé es habitual, hizo un recorrido largo por Cádiz, Triana y Alcalá, acordándose de grandes maestros como Enrique El Mellizo, Paquirri, La Andonda y Joaquín el de la Paula. El ambiente se caldeaba por momentos, la emoción subió en el cante por siguiriyas que hizo profundas y sentidas; las dos primeras de sus paisanos jerezanos Manuel Torre y El Marrurro y el remate con la cabal de Silverio.

A continuación, fandangos  de El Niño de la Calzá, de El  Gloria y el clásico de Manuel Torre: “Fui al nío y la cogí” y después, cantiñas de Cádiz, donde incluyó las alegrías y también el mirabrás y la cantiña del Contrabandista.

Cerraron su actuación por bulerías jerezanas en las que recordó al Niño Gloria y a su tío Manuel Sordera, “Esta noche me mudo”, a La Perla y a Camarón, “Allá de la morería” y a Juan Mojama, “En la Iglesia Mayor de Sevilla”. Como colofón, siguiendo a compás de bulerías, otro taranto con copla almeriense: “En el Kiosko de Amalia / con Carlos, Popo y Rafalito / un taranto se ha escuchao / lo canta José Mercé / y lo toca Tomatito”. 

Mención aparte merece la intervención de Tomatito. La actuación de José fue un regalo para la Peña, ya que como es sabido, hace mucho tiempo que no acompaña para cantar. Tomatito estuvo brillante, lleno de emotividad y madurez.

El Alpargatero