María Terremoto y Nono Jero

Aunque ya se había realizado una actividad el pasado 4 de mayo con la presentación del libro-disco sobre Manuel Torre,  podemos decir que el comienzo de nuestra Semana grande fue el día 17 con la actuación de los jerezanos María Terremoto y Nono Jero, que nos visitaban por primera vez.

Había mucho interés en escuchar a María  para  ver como respondía a la enorme responsabilidad de hacer honor a su ascendencia flamenca. No olvidemos que es hija de Fernando Terremoto y nieta del genial Fernando Fernández Monje “Terremoto de Jerez”.

Empezó el recital cantando por martinete y toná que le sirvió para ir entrando en materia. A continuación, un cante típicamente jerezano, bulería por soleá donde recreó los ecos de los grandes maestros de esa tierra cantaora. Por siguiriyas, uno de sus palos fuertes, hizo el estilo de Joaquín Lacherna que recreó su sobrino Manuel Torre: “Contemplarme a mi mare”, el de El Marrurro: “No llamarme al médico” y el cambio de Manuel Torre a la manera de cómo lo hacía Terremoto, cantando el primer verso a modo de fandango: “Porque me dice a mí la gente/ que eran dos días señalaítos/ de Santiago y Santa Ana”.

Su cante por tientos, muy flamenco, estuvo rematado por tangos. Fue la única ocasión de toda la noche en la que se separó de la escuela jerezana, pues nos recordó a Camarón, a Juana la del Revuelo y por estilos extremeños a Carmen Linares.  Por fandangos, hizo el estilo de Caracol;  el primero “Malvaloca”, como lo cantaba su abuelo y en el segundo “Torero”, nos recordó los tonos de La Paquera.

Cerró su actuación por bulerías de su tierra, llenas de compás y de gracia con recuerdos a su abuelo, a su padre, a La Paquera y a La Macanita y donde no faltó la típica pataíta que realizó con mucho arte.

María recogió el reconocimiento de los socios de la Peña y demostró que, aunque es muy joven, tiene cocimientos y afición suficientes para llegar a ser una figura del flamenco. Recogió con fidelidad los cantes de su abuelo que luego hiciera su padre, pero le animamos a que de un paso más en buscas de su propio espacio ya que las condiciones suficientes para aportar algo nuevo en el mundo del flamenco.

Nono Jero es un guitarrista de la escuela de Jerez, con mucho dominio del compás pero, además, reúne otras virtudes como la limpieza y la claridad en su toque propia de una depurada técnica. 

El Alpargatero