Vicente Soto «Sordera» y Antonio Malena

El sábado 1 de diciembre, rompiendo la tradición de la peña de celebrar sus recitales los viernes, tuvimos la actuación de Vicente Soto “Sordera” con la joven guitarra del jerezano Antonio Malena.  Inició su actuación Vicente con cantes de fragua, tonás y martinetes que ejecutó con mucho sentimiento y jondura, recordando las viejas fraguas gitanas que tanta historia tienen en el flamenco.

A continuación, ya con la guitarra de Malena, cantó por cantiñas  alternando distintas variedades de estos cantes: alegrías, romeras y cantiñas  de la Perla y del Pinini. Por estos palos Vicente es un maestro donde muestra su gracia y sobre todo su gran dominio del compás. Cantó, luego, por soleá que dedicó a su “primo” Tomatito presente esa noche en los aljibes. Como es habitual inició la serie por soleá de Alcalá, continuando por Triana, por las del jerezano Antonio Frijones y por los cantes de Juaniquín, para volver de nuevo a Alcalá para cerrar.

 

No podía Vicente olvidarse de su nuevo disco dedicado a la mujer ,“Coplas del desagravio”, que presentó el día anterior dentro del Circuito municipal de divulgación de flamenco y donde se recogen letras del poeta jerezano Rafael Lorente, también presente en el recital. Seleccionó de esta grabación unos poemas adaptados al compás de tangos del piyayo, aunque los inició con ritmo trianero. No podía faltar en un jerezano de profundas raíces cantaoras el palo por excelencia de los gitanos de su tierra: la siguiriyas. Cante que domina Vicente en toda su extensión, ofreciéndonos en esta ocasión los estilos de Manuel Torre, el Marruro y el cambio de el Manijero.  Cerró, como no podía ser de otra forma y como viene siendo habitual en todas los recitales de los últimos tiempos, por fiestas donde una vez más demostró su dominio del compás. 

Vicente Soto, buen amigo de la peña como lo fuera su padre Manuel, siempre  es un placer tenerlo con nosotros, no solo por su profesionalidad, conocimiento del cante y dominio del compás,  sino también por su calidad humana y simpatía. Debido a sus grandes vivencias en todas las facetas del flamenco, siempre es un placer compartir con él una tertulia donde pone de manifiesto sus conocimientos enciclopédicos del arte y vida de los flamencos.

La joven guitarra jerezana, también enraizada con familia de artistas donde destaca su tio Curro Malena, apunta buenas condiciones para el difícil arte del acompañamiento, pero partiendo de la base y la profunda escuela jerezana, no dudamos en que pronto se convertirá en uno de los guitarristas más solicitados para acompañar al cante.